sobre los nombres del LEA y del lab

Durante mayo de 2015, el programa de Lectura y Escritura Académica (LEA UChile) lanzará oficialmente el laboratorio de lectura y escritura académica (LEA lab), una plataforma virtual de autoaprendizaje de habilidades de comprensión y producción textuales. Nombrar ambos proyectos representó un desafío y una oportunidad para hacer comunidad en los estudios sobre la escritura.

El nombre del lab fue un proceso difícil de llevar a buen puerto. Quería un nombre breve y atractivo para un proyecto que he estado desarrollando durante doce meses y que requiere ser interesante para estudiantes de primer y segundo año de la universidad (aunque, desde luego, está abierto para otros usuarios de la comunidad). Decidí que es importante para el programa generar identidad con otras iniciativas similares y así recordé que existen los online writing labs (el más famoso es the OWL at Purdue) y adopté el nombre. Nos emparenta con esos laboratorios, es un nombre breve y supongo que causa interés, ¿no?

PURDUELo que me falta es que nuestro lab tenga, en un futuro, una lechuza de mascota. El logo de the OWL at Purdue incluye una cara de lechuza y me parece que se ve buenísimo (y la Universidad de Chile ya tiene como mascota al chuncho, que es un ave rapaz chilena, pero que está muy asociada a los fanatismos del fútbol y que, por lo tanto, requeriría diseñar un logo que no aliene a estudiantes que sigan a otros equipos y que no le eche leña al fuego de la rivalidad con el Colo-Colo).

Crear identidad me parece indispensable para el contexto latinoamericano respecto a la escritura académica, y por esta misma razón sugerí para el LEA un nombre que ya es frecuente en otros programas de escritura en países del cono sur (rápidamente puedo nombrar: el PLEA de la Pontificia Universidad Católica de Chile, comunidad en la que me inicié; el LEA del equipo CREAR de la Universidad San Sebastián, también de Chile; el LEA de la Universidad Nacional de Colombia, y el PLEA de la Universidad Sergio Arboleda, también de Colombia) y que, por lo tanto, puede fomentar la identificación entre iniciativas y ayudar a que las autoridades de las casas de estudios nos reconozcan como parte de un movimiento mayor que se vuelve cada vez más importante en Latinoamérica.

Académica, chica pinup y feminista pop.